fbpx

Directores de tres centros de educación consultados el fin de semana expresaron que sus instituciones están preparadas para recibir alumnos, dentro de la modalidad semipresencial, a partir de mañana, tal como lo ha indicado el Ministerio de Educación para las entidas que cumplieron con los protocolos necesarios para evitar contagios de COVID-19, y que recibieron su certificación respectiva.

El 10 de marzo la Ministra de Educación, Carla Hananía de Varela, informó que el proceso de acreditación de instituciones educativas ya estaba bastante avanzado, y que dicha vuelta a los salones sería gradual y voluntaria, pues los padres o encargados de estudiantes no están obligados a enviarles a clases.

“Yo (estoy) contento, acuérdese que la vida del instituto son los muchachos”. Con esa frase Hugo Canjura, director del Instituto Nacional Francisco Menéndez (INFRAMEN), resume sus expectativas sobre el retorno a clases semipresenciales de este martes.

Canjura explicó que esta semana recibirán alumnos de primer año de bachillerato, la próxima sumarán los de segundo y la siguiente de tercero.

En este instituto han dividido las secciones de alumnos en dos grupos, el A y B. La primera semana, los del grupo A atenderán clases por la mañana, y los del B harán lo propio en la tarde; sin embargo, la segunda semana será al contrario.

“Las aulas son grandes, caben alrededor de 50, pero vamos a agarrar 20 y 20 para que podamos trabajar con ellos, para que haya distanciamiento”, afirmó.

El director del INFRAMEN expresó que el 50 % de los alumnos del bachillerato general, el que tiene más población estudiantil, optó trabajar de forma virtual a través de la plataforma Google Classroom, pero el otro 50 % confirmó que asistirá a los salones.

Mientras, los estudiantes de segundo y tercer año, de mayor edad, se han decantado todos por el sistema semipresencial.

“Los cipotes están ganosos de llegar al instituto. Los maestros son los que estaban afligidos, pero ayer (Viernes Santo) fuimos todos los 88 (a recibir la vacuna); ya todos se vacunaron con la primera dosis, la segunda (será) a finales de abril. Nos dijeron que tomáramos medidas, mascarilla, lavado continuo, uso de alcohol gel y distanciamiento”, indicó.

Canjura detalló que los horarios de salir a recreo serán escalonados y considera no habrá problemas porque las instalaciones de la institución son amplias; lo mismo será a la hora de retirarse a sus casas, momento en el que abrirán todo el portón principal para que salgan formados en línea, guardando distancia.

El director del INFRAMEN señaló que disponen de insumos como jabón gel que pondrán en el área de lavamanos y baños; también termómetros, amonio cuaternario y manuales que distribuirán a los escolares, entre otros insumos para desinfección.

En el INTI, solo talleres

En el caso del Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI), de San Salvador, su director Óscar Melara manifestó que están listos para mañana; no obstante, aclaró que por el momento los alumnos solo llegarán a realizar las prácticas en los talleres.

Las clases teóricas siempre serán de forma virtual porque la mitad del instituto no tiene electricidad, debido a un problema con cables subterráneos que van debajo del bulevar Venezuela. Estima que cerca del 2 de mayo llegarán a clases semipresenciales de forma parcial.

La institución tiene una matrícula de 1,050 alumnos y 70 docentes; de estos últimos la mayoría recibió su primera dosis de vacuna contra COVID-19 este sábado 3 de abril.

El primer día de prácticas en el taller atenderán a 8 secciones de alumnos por la mañana y otras 6 por la tarde, pero en lo sucesivo quedarán atendiendo a 6 por la mañana y 4 por la tarde.

Melara detalló que en la primera jornada llevarán a los distintos grupos a salones amplios, incluso el salón de usos múltiples,  para darles indicaciones generales sobre bioseguridad; luego harán actividades de atención psicosocial y finalmente irán a los talleres.

El profesor está entusiasta porque en los laboratorios de torno y soldadura recibirán a los alumnos con mucho equipo nuevo y materiales que fueron donados por el gobierno de Estados Unidos. El único reto pendiente en el centro educativo es fortalecer las áreas de automotriz y desarrollo de software.

Otra de las instituciones que tienen previsto el regreso semipresencial es  el Centro Escolar Cantón el Cedro, de Panchimalco, al sur de San Salvador. Daniel Rodríguez, el director, externó que siempre atenderán a sus alumnos de primer ciclo y tercer ciclo de Educación Básica por la mañana, mientras a los de segundo ciclo por la tarde, pero aclaró que “hemos partido a la mitad cada grado”.

En la escuela de este cantón, a la que asisten 451 alumnos, se continuará trabajando con las guías brindadas por el Ministerio de Educación (MINED). Sin embargo, dos días a la semana recibirán grupos de alumnos de los primeros dos ciclos y otros dos días a los de tercer ciclo. El viernes lo han dejado para recibir tareas, hacer actividades y asesoría individual.

“Hemos separado los ciclos para no tener aglomeración de estudiantes porque la escuela es demasiado pequeña, no hay espacios donde los niños o muchachos puedan estar distanciados, sobre todo a las horas del recreo”, insistió.

La salida de los niños a recreo será escalonada, lo mismo cuando se retiren a sus casas.

Lo que están tratando de resolver es cómo van a atender con tecnología a los niños cuyos padres han decidido no enviarlos todavía, sobre todo porque de los 15 docentes de la escuela solo a 4 que tienen enfermedades crónicas les han dado computadora. Los estudiantes tampoco han recibido y pocos tienen internet en sus casas.

“Con respecto al refrigerio escolar, igual va a ser de una manera ordenada, ahora lo van a tomar en su grado, vamos a procurar que las madres de familia que preparan los alimentos lleguen con los utensilios a entregarlos adentro de las aulas, o si no se puede de esa manera se va a permitir hacer filas por grupos siempre evitando aglomeraciones”, detalló.

Rodríguez, quien al igual que sus colegas se muestra bastante optimista, dijo que ahí la mayoría de los docentes están vacunados, excepto una que no aceptó; y en cuanto al tema de bioseguridad considera que están bien porque Educación les dotó de mascarillas (dos por estudiantes y dos por docentes) y alcohol gel suficiente para alrededor de seis meses.

La única preocupación que tiene es que se logre evitar la presencia de vendedores de golosinas y frutas en los alrededores de la escuela, porque considera que “no serviría de nada que nosotros estemos guardando medidas de seguridad y la gente que  vende en la calle no las guarde” y eso genere contagios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *